RELACIÓN ENTRE ALIMENTACIÓN Y PÉRDIDA DE CABELLO